Valientes

Salir del clóset es un acto de valentía.  Pedir derechos básicos como que no te expulsen de un trabajo o que no te den una golpiza con impunidad simplemente por no ser heterosexual, es ya una gran hazaña en un país que cree que no merecemos nada por el simple hecho de ser distintos. Comparte